Se produjo un error en este gadget.

jueves, agosto 9

Te sientes como la mierda, yo también ¿y que?


Cuando dejas de bajar de peso y estás haciendo las cosas bien no debes preocuparte, ahora estoy en una de esas “mesetas”, que se le va a hacer… “triste la vida del gordo” no? Lo tomo con humor, pero muchas veces deseo mandar todo a la mierda, si, a la mismísima mierda, se los juro. En post anteriores he hablado en extenso de estos “momentos” ingratos que nos depara la “dieta” y siempre recomiendo pensar en lo bien que estamos y esperar, todo pasa amigos, en unos días verán que vuelven a bajar paulatinamente.

De todos modos es frustrante, esforzarse tanto y no ver resultados es decepcionante. Hoy estoy en uno de esos días de porquería y quería compartirlo con Ustedes. Es que no quiero transmitir un mensaje erróneo, no quiero que crean que soy siempre positivo, ni me siento bárbaro, cuando repaso el blog creo que muchas veces soy demasiado optimista o, mejor dicho, triunfalista y no es lo que deseo transmitir, definitivamente.

La depresión que tengo hoy la mitigo con mi psicóloga, no me rindo, no aflojo los controles, no me entrego, no me entregaré nunca y eso es lo que aspiro que tú hagas, o sea, podemos y tenemos derecho a sentirnos como la mierda, pero eso no debe hacernos abandonar nuestro rumbo, nuestra salud, nuestro futuro. Pensemos lo bien que estamos y lo bien que estaremos si seguimos haciendo el esfuerzo de cambiar de hábito con respecto a la comida y a la vida y, aunque nos sintamos mal, solo nos permitiremos eso: sentirnos mal. OK?. Todo pasa, los días de mierda también.

Un beso a todos y sigan adelante, y si no empezaron, empiecen, ya es hora, no?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

comentar no engorda