Se produjo un error en este gadget.

jueves, mayo 29

¿cual dieta es mi dieta?


Muchos me preguntan: ¿cual dieta?, ¿que medicamento?, ¿cual sistema?, ¿que ejercicio? Y la respuesta siempre es la misma: no lo sé. Pareciera que uno trata de evadir la inmensa presión de semejante pregunta pero la verdad es que no hay verdad, que no hay una verdad para todos. Lo que si puedo decir, categóricamente, es que sé como llegar a esa respuesta y a todas.

Cada individuo tiene un tratamiento individual, valga la redundancia, y la mejor forma para llegar a ese tratamiento es siguiendo este sencillo procedimiento: primero lo primero, reconocer que estamos enfermos de OBESIDAD, después saber que podemos curarnos o aliviar grandemente nuestro estado actual, por que la OBESIDAD puede curarse, tercero consultar a un médico clínico, si tiene experiencia con la enfermedad mejor, si no, es igual, él nos evaluará y nos derivará a otros especialistas, cardiólogo, nutricionista, endocrinólogo, psicólogo, cirujano, etc. Entre todos nos delinearan el sistema a nuestra medida, ese que nos servirá solo a nosotros, ese que junto a nuestro esfuerzo y sacrificio, nos llevará hacia la sanidad. No hay recetas mágicas, ni dietas salvadoras, ni elixires de la delgadez. La respuesta a nuestra enfermedad está en la ciencia que ha avanzado mucho, con resultados magníficos, solo debemos dejar de engañarnos buscando soluciones rápidas inútilmente y concentrarnos en nuestra enfermedad como lo haríamos con cualquier otra, consultando a los especialistas y poniéndonos a disposición de nuestra Salud.

El primer amor es el amor propio, ocúpate de tu salud que eres un ser muy valioso, sobre todo, para ti. Los quiero mucho y Buena Vida Para Todos.

sábado, mayo 10

segundo gen gordo


INVESTIGACIÓN INTERNACIONAL

Descubierto un segundo gen de la obesidad

  • Las personas con estas variantes genéticas pueden pesar hasta cuatro kilos más
  • Pese a los genes, la dieta y el ejercicio siguen siendo esenciales para controlar el peso
ISABEL F. LANTIGUA

MADRID.- La ciencia lo tiene cada vez más claro: la obesidad también es cuestión de genes. Justo un año después de que investigadores británicos relacionaran por primera vez un gen -el FTO- con un mayor riesgo de obesidad, un equipo internacional da un paso más al descubrir nuevas variaciones genéticas que hacen que los adultos que las presentan sean hasta 3,8 kilos más gordos que quienes no las tienen.

El estudio que ha llegado a este hallazgo, publicado en 'Nature Genetics', ha sido realizado con muestras de ADN de 90.000 personas que se han prestado voluntarias para la causa. Gracias a este exhaustivo análisis, los ciudadanos a partir de ahora pueden echar la culpa de su exceso de kilos al MC4R, un gen que los autores han descubierto que está detrás de la obesidad.

"Varios grupos ya habían apuntado que algunas variantes en el gen MCR4 eran responsables de ciertos tipos de obesidad, especialmente la que afecta a familias enteras. Sin embargo, ahora hemos podido corroborar este punto y además averiguar nuevas variantes que afectan a más personas de las que se creía", explica en las páginas de la revista científica la doctora Ruth Loos, coordinadora de la investigación, en la que han colaborado 77 instituciones del Reino Unido, EEUU, Francia, Alemania, Italia, Finlandia y Suecia.

En concreto, el equipo ha visto que quienes presentan estas variantes del gen MCR4 pesan una media de 1,5 kg más que el resto. Si además presentan las variantes del gen FTO, descubierto en 2007, la diferencia de peso respecto a las personas que no las tienen es de casi 4 kilos (3,8). Por su parte, el perímetro abdominal es 2 centímetros mayor por culpa de estos genes.

Los efectos de estas variantes genéticas son aún más llamativos en los niños. En un estudio con casi 6.000 pequeños con edades entre los cuatro y los siete años, los investigadores encontraron que aquellos que tenían las variantes genéticas pesaban casi dos veces más que los chicos sin estos genes. Este aumento de peso fue resultado, casi exclusivamente, de un incremento del tejido adiposo, sin aumento de la masa muscular.

La herencia de los antepasados

La recién descubierta secuencia genética, que se relaciona con la obesidad y también con un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, es más frecuente en las personas con antepasados indio-asiáticos que en aquellas con ascendencia europea, según recoge el estudio, que ha sido financiado por la Fundación Británica del Corazón.

"Hasta ahora, conocemos poco sobre el componente genético de las enfermedades relacionadas con la obesidad, como los trastornos cardiovasculares o la diabetes", explica el profesor Jaspal Kooner, otro de los investigadores del Imperial College de Londres. "Encontrar esta estrecha relación entre una secuencia genética y sus efectos sobre la obesidad es muy importante, porque nos deja en una buena posición para identificar a aquellas personas que, por sus genes, son más propensas a desarrollar patologías coronarias y poner medidas de prevención", añade Kooner.

"El papel preciso que juegan estas variantes todavía tenemos que aclararlo, pero esta investigación nos permite empezar a comprender mejor las consecuencias biológicas que experimentan las personas que las tienen", dice la doctora Ines Barroso, una de las autoras. Los investigadores se centrarán ahora en ver cómo las variantes genéticas afectan a la actividad de la proteína MC4R, que interviene en la regulación del apetito y el consumo de energía.

No obstante, a pesar de su descubrimiento, el equipo destaca que "aunque la genética puede afectar a la gordura y al índice de masa corporal, son sólo una parte de la historia: los estilos de vida, el ejercicio y una dieta sana son esenciales para controlar el peso".