Se produjo un error en este gadget.

sábado, mayo 5

Si no se anima Cormillot, de sexo hablaré yo



El sexo y la obesidad tema tratado poco y mal o por lo menos confusamente.
Los “expertos” cuando hablan de sexualidad en los obesos mezclan las alteraciones de estrógenos y progesterona que complican el ciclo menstrual en las mujeres o de grasa en los espermatozoides que implican infertilidad o poca motilidad en los hombres y eso, querida amiga, estimadísimo amigo, no tiene nada que ver con la sexualidad.

Ella pasa por otro lado, créame.

Que la grasa nos altera un montón de cosas en nuestro cuerpo no es una novedad, pero nuestro deseo subyace, ganas tenemos y, muchas veces, nos encerramos o no entendemos las señales que nos manda el otro género por que hacemos prevalecer nuestro propio prejuicio ante la posibilidad del rechazo o de una mala perfomance.

La sociedad nos ha llevado a pensar que los culpables somos nosotros y que por comer mucho o tener una tiroides perezosas no tenemos derecho a tener sexo. La estupidez no tiene límites dijo el padre de la teoría de la relatividad, la maldad tampoco.

Obvio que los obesos tenemos problemas con el sexo y los flacos también, ¿y los alto? ¡¡¡No le digo nada!!! Pensar que la problemática del sexo se resuelve bajando de peso es como pensar que la pobreza se resuelve eliminando a los pobres.

También los flacos y flacas rebotan diariamente y tienen sexo de mala calidad, no crean que todo el mundo “normal” le da bola a todo el mundo “normal” y la pasan de diez. Quiero decir que si tienes ganas de encararte a una chica que te gusta y despertó tu deseo o quieres seducir a un hombre por que te hizo vibrar la cuerda interior. No lo dudes, encara, date el gusto, disfruta del “avance”, siéntete segura, confía en ti, arranca

Dicen que no hay peor gestión que la que no se hace. Cuanto más fracases más sabor tendrá la victoria.

No pienses en que va a pasar después, líbralo al destino, viví cada momento y cada experiencia a cada instante. La ternura todo lo puede, siempre la lujuria empieza en la ternura, no rechaces tu figura más de lo que la rechaza el otro si es que lo hace, se tierna con él, se dulce con ella, que cuando los seres humanos nos disponemos a gozar, casi siempre cerramos los ojos y sentimos.

Con tu pareja, comunicación, el diálogo es fundamental. No adivines que le gustaría o desearía que le hagas o hacerme, pídeselo, pregúntaselo, discútanlo, es mucho más rápido y además te vas a llevar y vas a dar más de una grata sorpresa.

Julio Cortazar decía: "Ven a dormir conmigo: no haremos el amor... él nos hará” y Thomas Alva Edison: "Las personas no son recordadas por el número de veces que fracasan, sino por el número de veces que tienen éxito.”

Así que amigas y amigos, a animarse que el que no ame la vida, no la merece.

2 comentarios:

  1. Anónimo4/7/07 20:00

    me encanto la publicacion, nada mas cierto que eso, pero nada adelante y disfrutemos la vida salgamos adelante y gocemos esta vida que es bien corta...

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5/7/09 13:48

    wow me encanto todo lo k dijo es sierto,hora me doy cuenta k estaba equivocada con todos los pensamientos k yo tenia gracias por hacerme cambiar de pensar y actuar diferente... Att yoana

    ResponderEliminar

comentar no engorda