Se produjo un error en este gadget.

domingo, noviembre 7

Alarma la cantidad de casos de hipertensión infantil

Profesionales de la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial (SAHA), estiman que ocho de cada cien niños y adolescentes podrían ser hipertensos en el país, por lo que recomendó a los médicos tomar la presión arterial a ese sector de la sociedad.



La SAHA emitió un informe en el que consideró que manteniendo controlada la presión arterial en los niños, y con un estilo de vida saludable, podría prevenirse la hipertensión en la adultez.



En ese sentido, los especialistas de la entidad señalaron que a la mitad de los niños y adolescentes argentinos de entre 7 y 18 años nunca se les tomó la presión arterial durante una consulta médica, a pesar de que tienen riesgo de ser hipertensos.




Rosa Simsolo, médica especialista del consultorio de Hipertensión Arterial del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez y miembro de la SAHA, consideró que "lo más probable es que los adultos que hoy son hipertensos hayan comenzado a serlo en su infancia y que en su momento nadie les haya tomado la presión arterial".



La profesional remarcó que "cuando un niño o un adolescente desarrolla un cuadro de hipertensión arterial, hay un 70% o más de probabilidades de que sean hipertensos en la edad adulta".



HIPERTENSION Y OBESIDAD



La SAHA aludió a la relación entre la hipertensión arterial y la obesidad, y señaló al respecto que los últimos datos de la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (ENNyS) demostraron que en las mujeres de entre 10 y 49 años, entre las que no tenían problemas de obesidad, el 60,7% tenían la presión arterial normal.



En tanto, en aquellas con sobrepeso, sólo el 27,5% tenían la presión arterial normal, y el 41% presentó un estado de prehipertensión o presión limítrofe, es decir que la presión arterial sistólica se ubicó entre 120 y 140 milímetros.



Además, en el 31,5% de las mujeres con sobrepeso, se alertó hipertensión arterial en edades tempranas, mientras que apenas un 8,4% de las mujeres con peso normal tenía ese problema.



LA HERENCIA GENETICA Y EL SEDENTARISMO



Nora Bueno, especialista en Cardiología Pediátrica, indicó por su parte que los principales factores de hipertensión arterial primaria "son la herencia genética -los hijos de padres hipertensos tienen más riesgo de serlo- y el haber nacido con bajo peso".



"Pero desde luego, la obesidad y el sobrepeso son el factor fundamental de hipertensión, sumados a otros que se agregan en la adolescencia, como el hábito de fumar", puntualizó.



A su vez, la SAHA destacó que el otro factor de riesgo muy importante, que puede ser común a niños y adolescentes, son los hábitos de vida sedentarios.



Simsolo consideró que "detectando factores de riesgo en la niñez y la adolescencia, se pueden implementar medidas preventivas muy efectivas para evitar el desarrollo de la hipertensión arterial en el futuro".



Por su parte, el pediatra clínico Luis Pompozzi, estimó que "si bien la prevalencia de hipertensión en niños y adolescentes es unas 30 veces menor que en los adultos, no deja de ser significativo que se advierta en esa población".



El pediatra explicó que "en general la hipertensión arterial no da síntomas, y sólo es detectable mediante la toma de presión", y sostuvo que "cuanto menor es la edad del niño al que se le diagnostica hipertensión, más probable resulta que esta sea causada por alguna otra causa que hay que identificar rápidamente".



"Es por este motivo -puntualizó el médico- que es fundamental hacer un correcto diagnóstico para iniciar el tratamiento lo antes posible y así disminuir el futuro riesgo cardiovascular y de enfermedades renales".



PRESION



La presión arterial es una medición de la fuerza ejercida contra las paredes de las arterias a medida que el corazón bombea sangre a través del cuerpo. Las lecturas se miden en milímetros de mercurio (mmHg) y generalmente se dan como dos números. Uno de ellos corresponde a la presión sistólica y el otro a la diastólica

FUIENTE: quilmespresente.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

comentar no engorda