Se produjo un error en este gadget.

viernes, septiembre 21

PARA MARUX Y DORIS


Este post lo voy a usar para hablar con un par de amigas:
Querida Marux me inquietó tu comentario, mejor dicho, apenas lo leí me inquietó, después recordé todos lo momentos parecidos al que sentiste vos en estos 10 meses y los que voy a tener casi igualitos en los próximos, que me tranquilicé y fue que me decidí a escribirte mi punto de vista. Momentos como estos tendrás muchos, te invito a leer mi post gracias por darme un motivo, pero ya tengo ahí

encontraras alguna respuesta a tu estado o dilema. Déjame agregarte que si tienes ganas de dos milanesotas, con papas y huevos fritos y todo, cómetelas, disfrútalas mucho, mucho y luego de vuelta al solo por hoy, por que, por si no lo dije, los gustazos esos que uno se quiere dar y, debe, darse, también deben ser “solo por hoy”. Un beso grande “nena”.
Sigo con Doris, la operación, para mi, es una decisión extrema, querida amiga, o sea, a ver si me explico bien con este ejemplo que nace de mi propia experiencia: Yo era el primero en la lista para operarme con 160 kilos, hablé con mi cirujano y lo “intimé” a que me opere lo antes posible, urgentemente, sin dilación alguna. Él me dijo que si, que cuando bajase 10 kilos, hiciera terapia por un par de meses y visitara al nutricionista y cardiólogo me operaba. A los 2 meses regresé no con 10, con 15 kilos menos!!!
Entonces me preguntó: ¿Cómo te sentís? Yo? Bien le respondí, pero quiero operarme por apresar de haber bajado tantos kilos hace una semana que no bajo nada, eso es una “meseta”, me dijo el cirujano, hablalo con la psicóloga y el nutricionista y volvé en 10 días así ultimamos detalles para la operación. 15 días después volví con 20 kilos menos, había empezado este blog y ya no tenía tanto deseos de operarme, había cambiado algo dentro de mi y quería “busear” dentro de ese cambio, lo hablaba con mi terapeuta, había entendido que el cambio se produce dentro de uno y yo “presentía” que lo estaba logrando y cuando llevaba 30 kilos menos tuve una meseta de casi un mes!!! Y volví, asustado, preocupadísimo, a lo de mi cirujano para decirle que creía que no iba a poder bajar más, que había llegado a mi límite, que debía operarme y el volvió a demostrarme que no solo era un profesional excepcional, sino un gran cirujano cuando me dijo: Darío yo soy cirujano, vivo de operar gente, pero tu hiciste un cambio impresionante y si sigues así lograras adelgazar sin tener que pasar por un trauma tan grande como es la operación, la cirugía de by pass gástrico es lo último que debe hacer un obeso mórbido para revertir su enfermedad, la vida después de la operación es dura y difícil, por eso debe ser evaluada en última instancia. Después seguí bajando y él tenía razón, en muchos casos se puede lograr vencer la enfermedad si tener que recurrir a tan drástica intervención. Con lo que digo, no pienses que estoy en contra, solo sugiero que antes de llegar a ese extremo hay que tratar con otras soluciones, yo soy un convencido que la terapia es un puntal irremplazable para vencer este síndrome alimenticio.
LES DESEO LO MEJOR Y BUENA VIDA PARA TODOS











2 comentarios:

  1. tal cual dario, creo q uno cuando decide adelgazar decide cambiar de vida y no pasa por la operacion sino pasa por uno...pasa por recuperar eso que un dia dejaste de hacer.. cuidarse... siento cada palabra tuya como si fueran las mias te felicito!
    e.w.

    ResponderEliminar
  2. querida amiga EW, que nadie crea que estoy en contra de la operación, cuando está indicada es la mejor solución, pero, como vos decís, todos los obesos tienen que entender que el cambio de vida es interno, en nuestras "cabezas", incluso y más aún para los operados, que pasan momentos terribles cuando por no haber tenido una contención profesional adecuada, terapia, etc. tienen crisis tremendas y algunos vuelven a engordar y pasan por trances muy complicados. Debemos hacer todo lo posible para dejar de ser obesos patológicamente obsesionados con la indebida alimentación y la comida, si lo logramos la baja de peso llegará por añadidura. besos

    ResponderEliminar

comentar no engorda