Se produjo un error en este gadget.

martes, abril 1

Riesgo cardiovascular por sexos en obesidad mórbida


Los varones con obesidad grave presentan unos niveles de estrógenos similares a los de las mujeres obesas o con sobrepeso.
(Jano.es)

Con independencia de las diferencias relativas al género, esto es, del mayor riesgo que presenta la población masculina, las enfermedades cardiovasculares constituyen la primera causa de muerte en todo el planeta. Unas diferencias que,

sin embargo y de acuerdo con las evidencias presentadas en el día de hoy en la ciudad de Chicago (Estados Unidos) con motivo de la celebración de la 57ª Sesión Científica Anual del Colegio Americano de Cardiología (ACC), desaparecen en la población con obesidad mórbida. No así en los pacientes obesos o con sobrepeso, dado que la equiparación entre géneros sólo se explica por los elevados niveles de estrógenos que presentan los varones con obesidad mórbida –similares, cuando menos, a los de las mujeres obesas o con sobrepeso.

Según explicó el Dr. Luigi Biasucci, de la Universidad Católica de Roma (Italia) e investigador principal de este estudio, “el riesgo cardiovascular se asocia con el género por las diferencias hormonales. Pero en el caso de que estas diferencias se reduzcan, tal y como sucede en los pacientes con obesidad mórbida, los factores de riesgo son similares”.

El tejido adiposo subcutáneo expandido provoca que los andrógenos se transformen en estrógenos, una conversión mediada por las aromadazas. Y la obesidad excesiva no conlleva ningún riesgo cardiovascular adicional. De hecho, la obesidad mórbida se relaciona con una menor incidencia de hipertensión arterial y de colesterol. Como refirió el Dr. Biasucci, “la obesidad mórbida puede jugar un efecto protector debido, cuando menos en parte, al incremento de los niveles de estrógenos. Así, el riesgo de isquemia o de infarto es menor en los obesos mórbidos que en los obesos o en los pacientes con sobrepeso”. Una obesidad mórbida, sin embargo, que a su vez se asocia con un mayor riesgo de insuficiencia cardiaca, cáncer o enfermedad pulmonar.

El estudio se llevó a cabo con 71 pacientes que no presentaban diabetes ni enfermedad cardiovascular. Los pacientes fueron divididos en 2 grupos en función de su índice de masa corporal: entre 20 y 39,9 kg/m2 (48), o más de 40 (23).

En el primer grupo, el peso, el perímetro de la cintura, los niveles de triglicéridos y de leptina y el número de hipertensos fueron significativamente menores en las mujeres. No así las cifras de HDL-C ni de estrógenos. Por el contrario, en el segundo grupo no se observaron diferencias de género. En consecuencia, concluyó el Dr. Biasucci, “en comparación con el resto de pacientes, el riesgo cardiovascular debe ser re-establecido en los pacientes con obesidad mórbida”.










No hay comentarios.:

Publicar un comentario

comentar no engorda